Día en la nieve.

Aunque os pueda sonar raro, aquí ésta chica antes del pasado fin de semana ha tocado la nieve una sola vez en la vida. ¡Sí, sí, una sola! Así que os podéis imaginar lo feliz que me puse al tocarla de nuevo. Parecía una niña chica tirando bolas de nieve y haciendo angelitos. Por cierto, ¡qué blandita es!

Leer más 0 comentarios

Las noches de Moscú.

Hacía un par de semanas que no veía a mi amiga Inma y dijimos de quedar el sábado. Su propuesta fue clara: “Sólo dime si te apetece plan de casa o de calle”. “Calle” le dije yo, a lo que me respondió: “muy bien, pues tú ponte bien mona y estate a las 20:30 en Tribunal y déjate llevar”.

Asistí a mi cita puntual con muchas ganas de conocer el plan planeado y, lo reconozco, con un poco de miedito por no saber lo que me esperaba. Un whatsapp suyo me decía “Calle del Marqués de Santa Ana, 37”. Mis tacones resonaban por las calles de Malasaña hasta que llegué a mi destino. Me encontré ante mí una puerta roja y un cartel en que ponía Las noches de Moscú. Resulta que Inma es una foodie en toda regla a la que le encanta probar cosas nuevas y aún más si son exóticas, así que decidió sorprenderme con una cena en uno de los mejores y con más solera restaurantes rusos de Madrid.

Nada más cruzar sus puertas ya te sientes como en otro lugar, todo de color rojo con muchísima decoración en cada uno de sus rincones.

Al ser la primera vez que cenábamos en un restaurante ruso, le pedimos a la camarera que nos recomendase, cosa que hizo estupendamente.

Pedimos de primero Blinis (crepes) con caviar de salmón keta, muy ricos, aunque a mí el caviar no me fascina tremendamente, y de segundo Filete Strógonoff, bueno, bueno, ¡qué delicia! y Golubtsy, unos rollitos de repollo rellenos de carne con salsa, muy suaves y sabrosos.

Como queríamos probar un poco de todo, nos dejamos hueco para compartir postre, la camarera nos recomendó el Syrniki, requesón frito con nata y mermelada de arándanos, riquísimo también y a eso le añadimos dos chupitos de vodka.

Quedamos encantadas con el trato recibido, el sitio y la comida. Un detalle que me gustó es ver que en tres mesas diferentes había gente rusa comiendo.

Un consejo: si vais mejor reservad porque a las 21 ya estaba lleno. 

Leer más 1 comentarios

Taxi a Manhattan.

Este fin de semana fuimos a conocer un sitio nuevo, Taxi a Manhattan. Hacía tiempo que había leído sobre él pero no había tenido ocasión hasta ahora de ir a verlo. 

Taxi a Manhattan en un restaurante en el que no sólo se va a comer, si no que también es un sitio de afterwork con música en directo, (tienen un piano de cola en medio del salón), donde nos vemos envueltos desde el momento que cruzamos sus puertas en un ambiente de inspiración neoyorkina. 

Tienen mesas repartidas en diferentes alturas y dos terrazas, una cubierta y otra al aire libre. 

Sobre la comida, todo de la carta tenía tan buena pinta que nos costó un buen rato decidir qué pedir. Al final nos decantamos por unos “Huevos trufados con patatas paja y virutas de ibérico” de primero para compartir, que estaban de-li-cio-sos, y de segundo pedimos: “Dados de buey con patatas, queso gorgonzola y miel trufada”, una mezcla de sabores que casan perfectamente, y “Pulpo braseado con papas arrugás y salsa de mojo rojo”, crujientito por fuera y tierno por dentro. Los platos con generosos con lo que no fuimos capaces de llegar al postre. Queda apuntado en la to do list para otra tarde: brownie y gintonic, ¿alguien se apunta?

Me queda decir que el trato que recibimos fue súper agradable. 

Si tenéis ocasión de ir, no lo dudéis, ¡os va a encantar!

Leer más 0 comentarios

La Creperie.

Buenos días!

Al fin viernes y, no es por dar envidia, pero en unas horas empiezan oficialmente mis vacaciones! Adiós ordenador, adiós papeles, adiós teléfono y hola relax.

Antes de irme os quiero recomendar un sitio donde estuve hace poco y que me encantó: La Creperie. Tienen cinco restaurantes en Madrid, yo estuve en el de Avenida Filipinas.

Su carta es bastante variada y, además de toda clase de crêpes, tienen ensaladas, hamburguesas, hot dogs… Yo tomé la crêpe de crema de espinacas con pollo y sólo deciros que está sublime.

No tienen muchas mesas y suele estar lleno, además sólo hay una persona en la cocina y dos en el comedor, con lo que id con tiempo.

Os dejo unas fotos del sitio.

Un beso grande a todos :)

Leer más 0 comentarios

La cocina del desierto.

¡Buenos días!

¿Queréis saber dónde comer auténtica comida marroquí a buen precio y en un ambiente que te transporta al lugar de las mil y una noches? Entonces tenéis que ir a La cocina del desierto.

Es uno de esos restaurantes de los que casi nadie habla pero que siempre está lleno y hay que reservar porque si no te encontrarás sin sitio. Hablando de sitio, os dan la opción de comer en mesa alta o sentados en el suelo encima de un montón de cojines y con una mesita baja, que por cierto, hay que jugar un poco al Tretris para que tú y tu acompañante podáis encajar bien las piernas sin llegar a perder la sensibilidad.

La comida está riquísima, de todo lo que probamos no podría quedarme con un sólo plato, desde los primeros hasta el baklava con el té moruno, todo estuvo delicioso. ¡Os lo recomiendo! 

Leer más 0 comentarios

Woody Burguer & Lobster.

Los amantes de las buenas hamburguesas y del bogavante canadiense estáis de suerte. Woody Burguer & Lobster, en la calle Álvarez Gato, muy cerca de Sol en Madrid mezcla el seafood con las hamburguesas gourmet al más estilo americano.

Nosotros probamos la hamburguesa New York, mezcla de carne de ternera y cerdo, con los toppings cebolla caramelizada, bacon y queso cheedar, una delicia y tan grande que casi no las pudimos terminar. La carne estaba muy jugosa y no escatimaron en los toppings que rebosaban por todos los lados de la hamburguesa.

De postre pedimos la tarta de queso, que según la carta, es la mejor del mundo, y la verdad es que estaba deliciosa!

Yo me quedé con las ganas de probar el Bogagrill, bogavante canadiense a la parrilla con pan de ajo y ensalada tricolor, así que volveremos pronto!

Leer más 0 comentarios

MadrEAT, el lugar ideal para foodies.

¡Buenos días!

Cada tercer fin de semana del mes tiene lugar en los jardines del complejo AZCA (en Madrid, of course) un street food market con más de 50 propuestas gastronómicas que van desde lo más típico nacional, bocata de calamares, pescaito frito o pepito de ternera, hasta lo más internacional de tierras lejanas como el tofu tikka massala, arepas rellenas o burritos mejicanos, sin dejar a parte, por supuesto las propuestas más dulces como los macarons, cupcakes y cookies. 

Un pequeño cachito de los mejores restaurantes de Madrid metidos en coloridas y cuidadas foodtrucks (furgonetas diseñadas para vender comida en la calle). 

Lo que empezó como una iniciativa de unos pocos para traer la moda del Street food a Madrid, se ha convertido en una cita obligada para los amantes de la mejor gastronomía, representada tanto por los chefs ya reconocidos como los nuevos que están empezando. 

Gastronomía de calidad y la calle, de la mano gracias a MadEAT.

Leer más 0 comentarios

Le Coco, Madrid.

¡Buenas tardes!

 

Esta semana fui a un sitio nuevo en el centro de Chueca, Le Cocó Resto Bar. Aunque por el nombre parece que sea un restaurante francés, su carta está más bien influenciada por aires mediterráneos.

Está abierto todo el día ininterrumpidamente por lo que puedes ir a desayunar, pasar la tarde leyendo alguna de las revistas que tienen allí e incluso tomarte una copa afterwork.

Si vais a comer o cenar, de aperitivo para hacer tiempo hasta que llegue la comida, te ponen un barril con mantequilla y una pequeña variedad de panes. La primera vez que lo ves te quedas un poco asustada de tener ese tanque de mantequilla a tu lado, pero en cuanto la pruebas, no quieres que se la lleven. Os recomiendo que la probéis porque está riquísima!

Un dato curioso es el postre la tarta de la abuela, nunca mejor llamada porque es elaborada por la abuela de uno de los socios.

En definitiva, es un sitio agradable, diferente y acogedor.

 

¡Feliz fin de semana!

Leer más 0 comentarios

Restaurante Cueva El Espada. El Molar.

¡Buenos días!

 

Hoy os voy a hacer una recomendación gastronómica.

Hace unas semanas Joe Wolfwood me llevó a un restaurante que conoce bien en El Molar. ¿Conocéis el pueblo? Yo era la primera vez que iba. La parte de arriba es totalmente empedrada y con cuestas (no recomiendo los tacones, como hice yo ;) ). Este pueblecito tiene encanto tanto en invierno con sus chimeneas en sus restaurantes como en verano con sus terrazas, por el fresquito de la noche y las maravillosas vistas.

El restaurante al que fuimos es El Espada, una bodega cueva típica. Nos sentaron dentro en las cuevas. Toda la iluminación es con velas, con lo que el ambiente es, como os podéis imaginar, envolvente, romántico… con esencia.

Pedimos vino de la casa y pasamos directamente a los platos fuertes: morcilla, chorizo y queso de cabra, todo casero, y varios pinchos de cordero, cerdo y vaca, a cuál mejor. De postre nos pedimos natillas y tarta de queso con moras (deliciosa), y un café de puchero.

El camarero que nos atendió lo hizo con un trato muy familiar y cercano.

Total, que nos fuimos de ahí con las ganas de volver de nuevo.

Os dejo unas fotos del sitio y si vais, me lo contáis, vale?

 

Un besazo.

Leer más 0 comentarios